• Isfahan

    Isfahan

    Descubre la gran plaza Naqhsh-i Jahan, el palacio Chehel Sotún, o el Gran Bazaar. Una de las ciudades mas bellas de Oriente, situada en el centro de Irán. Read More
  • Shiraz

    Shiraz

    Ciudad de poetas y las flores, es una maravillosa ciudad al Sur de Isfahan, repleta de jardines, mezquitas, monumentos y bazares. Read More
  • SaveTheChildren

    SaveTheChildren

    Luces en la Sombra, es el titulo del libro solidario, en el que colaboro con una fotografía, junto con otros 72 fotógrafos. Read More
  • Istanbul 360

    Istanbul 360

    Visita las mezquitas turcas de SultanAhmed, Yeni Cami, Yeni Valide Cami, La torre de Gálata. Transportate a la ciudad de Istanbul, en los límites de Europa y Asia

    Read More
  • 1
  • 2
  • 3
  • 4

Yangón/ Myanmar-Birmania

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Lanmadaw


La llegada a Yangón vino precedida de unas vistas espectaculares, todo el suelo verde, confundiendo rios y carreteras, que eran del mismo color. Una vez en tierra, la alegría era máxima por que el calor no era como en Thailandia, era mas llevadero, aunque aún eran las 8 de la mañana.

Encuentro un aeropuerto pequeño y familiar, aunque bullicioso: las caras serias de los inspectores en el control de pasaporte y visado, difiere con lo que nos vamos a encontrar mas adelante. Cambiar dinero y encontrarse con un fajo de billetes o los taxistas con el longi, la vestimenta tradicional birmana que consiste en una tela a modo de falda. La llevan tanto hombres como mujeres.

Desde el primero hasta el último todo el mundo quiere ayudar. También empiezan las primeras negociaciones con kyats (moneda birmana), ya para enfilar la ciudad y abandonar por una buena temporada los aviones.

Yangon da la bienvenida con un buen atasco mañanero, y como no hay prisa, mejor relajarse e intentar desconectar de la tensión de los horarios y aviones. Así pues y desde el taxi, podemos observar la vida de la gente, autobuses destartalados, la gente y las afueras de Yangón.

Llegados a Lamadawn, la zona sur, encontramos nuestra Guest House y un barrio devastador: Bloques estrechos de casas, con puertas y ventanas la mayoría con rejas, paredes desvencijadas, suciedad y humedad, mucha humedad. Calles repletas de gente comprando y vendiendo, impresionante el modo de vida, el comercio, olores, gritos, colores, la humedad reinante en cada rincón.

Y lo repito varias veces, por que desde que hemos llegado ha llovido en varias ocasiones, siendo parte importante a la hora de planear cualquier excursión o visita. Muy intesantes los templos chinos e hindúes que pululan Yangon, entré en Kheng Hock Keong, donde además de fotografías, un señor chino me mostró el templo y me enseño la manera habitual de rezar y hacer los rituales tradicionales. Algunos otros sitios, lugares de rezo buda como Botataung Paya, donde en un laberíntico museo es posible pasar las horas meditando.

Ya estaba avisado de que en Birmania iba a tener que pagar por muchas cosas que en principio no hay que hacerlo. Cuando entras algún templo, siempre hay alguien que te intenta timar, y es dificil establecer quien es legal y quién no. El propio gobierno pone tasas abusivas por visitar ciertos monumentos, mientras que en otros sitios, intentan engañarte siempre para que pagues. Así va as ser todo mi viaje hasta el final.

Todos los dias, en cuanto amanece, los monjes budistas salen de sus monasterios a por comida, con una especie de cubo. La gente les ofrece arroz y otros alimentos y aunque ellos no pueden pedirlo directamente, al final consiguen su cometido. Estuvimos con ellos un rato y es admirable su determinacion al rezo y su modo de vida.

Por la tarde acudimos a Shwedagon Paya, una enorme construccion dorada en lo alto de una colina. Hasta que no llegas arriba, no sabes lo que te espera, otro espectacular mundo de pequeñas torres doradas, decenas de templos, campanas, y lo mejor de todo, una gran piramide de oro coronado con un diamante enorme. Tal ostentacion de riquezas choca con lo que en el dia a dia se ve en Birmania. Merece la pena Yangón solo por sitios como este, y retener un recuerdo por siempre en la memoria.